TEJIENDO REDES DE COMUNICACIÓN FEMINISTA

El cumpleaños de Carolina | Escritura creativa – Microrrelato

¡Comparte!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Desiré Huerga Ruiz

Desiré Huerga Ruiz

Carolina estaba emocionada. En pocos días iba a ser su cumpleaños y esa fecha le hacía especial ilusión. Cumplía 12 años y a su fiesta había invitado a sus mejores amigas de la escuela, primas y hermanas.

Llegó ese ansiado día, el 27 de febrero, y al ir al baño se dio cuenta que en su cumpleaños iba a contar con una invitada especial, su primera menstruación.

No se asustó porque Carolina había vivido rodeada de mujeres desde que nació. Su abuela materna, su mamá, su tía y sus hermanas mayores nunca habían visto la menstruación como un tabú, así que estaba bastante familiarizada con esa regla que se cumple cada 28 días aproximadamente.

Decidió avisar a Gisse, una de sus hermanas mayores, para contarle que estaba teniendo su primera menstruación. Gisse le regaló unas cuantas toallas y le mostró tampones. También le habló de la copa menstrual, de las toallas reutilizables, de los calzones absorbentes e incluso del sangrado libre. Además se ofreció a apoyarla económicamente para que pudiera utilizar el método para la menstruación con el que más cómoda se sintiera.

Con todos los consejos que su hermana le había ofrecido, Carolina estaba feliz y dispuesta a disfrutar de su fiesta con la que llevaba semanas soñando. 

Empezaron a llegar todas las invitadas, todas la abrazaban y traían comida y diferentes regalos. También llegó Tita, una vecina con la que toda la familia tenía mucha confianza. Ella y Carolina empezaron a hablar, y ésta le contó que estaba muy feliz de celebrar su cumpleaños, que ese día le había bajado la regla por primera vez y que su hermana le había ayudado mucho.

Al escuchar esto, Tita se emocionó enormemente y comenzó a gritar:

¡Carol! ¡Hoy cumples 12 años y ya eres una mujer! ¡Ya tienes la menstruación así que has dejado de ser niña para dar el paso de convertirte en una señorita!

Estas palabras se escucharon en toda la fiesta y de repente el silencio se apoderó de la habitación durante unos segundos. Carolina no sabía que decir y Gisse no daba crédito de lo que Tita acababa de gritar.

Entonces, con la fuerza que siempre le había caracterizado, Gisse también alzó la voz:

– Carol sigue siendo una niña aunque tenga la regla, Carol y todas las niñas que tienen su periodo por primera vez. Tiene 12 años y la menstruación no la convierte en mujer ni en señorita. Es una niña.

Y así, todas las invitados aplaudieron a Gisse y las niñas siguieron jugando, como niñas que eran.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram

También te puede interesar: