TEJIENDO REDES DE COMUNICACIÓN FEMINISTA

¿Sabes cómo crear los nombres de personajes para tu historia?

¡Comparte!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Desiré Huerga Ruiz

Desiré Huerga Ruiz

¿Alguna vez te has preguntado cómo crear los nombres de personajes para tu historia? A la hora de ponerte a escribir, cada fase tiene sus particularidades y complicaciones, y los nombres de personajes pueden llegar a ser un dolor de cabeza en las fases iniciales.

¿Realmente a mi protagonista le pega llamarse María? ¿Chinchin es el nombre apropiado para el hermano de mi personaje principal? Si mis personajes no son humanos, ¿tiene sentido que utilice nombres de personas?

¿Te sientes identificada con alguna de las preguntas anteriores? La verdad es que los nombres de personajes son todo un tema, y no existe un manual a seguir al pie de la letra, ya que solamente tú sabes lo que más le conviene a la historia que quieres contar y lo que quieres transmitir.

Y aunque nadie puede darte la solución perfecta sobre cómo nombrar a tus personajes, existen una serie de pautas y consejos que te pueden ser de gran ayuda y te pueden guiar para salir de ese bucle infinito. ¡Vamos a ello!

NO SUBESTIMES LOS NOMBRES COMUNES

¿Juan, María o Anabel te parecen nombres demasiado comunes para tu historia porque hay infinidad de personas que se llaman así? Bueno, puede que estés en lo cierto, pero no los descartes a la primera de cambio.

Por ejemplo, si tu historia se sitúa en la vida cotidiana de un trabajo de oficina en el 2010 en México, que los nombres de tus personajes sean comunes tiene sentido. A veces pensamos —sí, a mí también me pasa— que cuanto más rimbombante sea un nombre, más atención obtendrá dentro de la historia, pero no necesariamente tiene que ser así.

Si quieres poner nombres llamativos, ¡es estupendo! Pero no descartes los nombres comunes sin haberle dado una vuelta antes.

SÉ COHERENTE CON LAS ÉPOCAS Y LOS LUGARES

Aunque ya lo he citado en el punto anterior, es importante que este tip tenga su apartado propio. Por ejemplo, si tu historia se sitúa en la Antigua Roma, llamar a tu protagonista Karen no tendría mucho sentido. Pero en cambio, una protagonista llamada Karen en el 2021 en Estados Unidos, es completamente coherente con la época y el lugar.

LOS NOMBRES DE PERSONAJES NO TIENEN POR QUÉ SER NOMBRES

El título de este consejo puede sonar raro, pero déjame que te explique. No siempre es necesario que tus personajes, incluso la protagonista, tengan un nombre propio. Es posible que todo el resto de personajes los conozca por su apodo, sus características o incluso su profesión, y no tienes la obligación de citar su nombre propio en todo la historia.

Puedes utilizar nombres como Peluchín, La Maga, El Panadero, o cualquiera de este estilo. ¡Esto incluso puede darle un toque muy personal a tu historia!

PUEDES INTENTAR DARLES NOMBRES DE PERSONAJES CON UNA INTENCIONALIDAD

En la vida real, en la que vivimos actualmente, nuestros nombres no nos dicen nada acerca de nuestra personalidad, ¡pero en una historia de ficción los nombres pueden aportan muchísimo!

Por ejemplo, si una de las protagonistas de tu historia es una mujer que transmite tranquilidad, que da buenos consejos, que sabe escuchar, puedes llamarla Alma, Paz, o algún nombre similar. Y de la misma forma puedes hacerlo con cualquier característica que quieras resaltar.

PIENSA EN LOS NOMBRES DE PERSONAJES EN SU CONJUNTO

En una lista anota todos los nombres de personajes de tu historia. ¿Tienen coherencia en su conjunto? No necesariamente tienen que formar una familia de nombres, pero si todos los personajes tienen nombres comunes en español, y el hermano de la protagonista se llama Amingulín, quizás no tenga sentido en su conjunto. ¿O quizá sí?

Y es que si hay una historia sobre el nombre de Amingulín, de por qué sus padres decidieron llamarlo así, y esto tiene alguna relevancia —aunque sea en tono de humor— dentro de tu historia, ¡llama al personaje cómo quieras! En el caso contrario, intenta pensar en todos los nombres en su conjunto.

INTENTA QUE SEA FÁCIL DE PRONUNCIAR

Hasta ahora he hablado de consejos centrándome en nombres que ya existen, y este consejo se puede utilizar tanto en nombres existentes como en inventados. ¡Además es muy importante que sea fácil de pronunciar!

Piensa en ti como lectora: si en la historia que estás leyendo hay diez personajes, y todos tienen nombres difíciles de pronunciar, ¿no se te hace complicado seguir las tramas y a veces incluso te dan ganas de abandonar el libro? Pues ten esto en cuenta en el tú como escritora también.

ELIGE NOMBRES EXISTENTES Y PONTE A JUGAR CON ELLOS

¡Ahora sí empezamos con los nombres inventados! Si has decidido que en tu historia vas a utilizar nombres de personajes inventados y no sabes por dónde empezar, este es un buen inicio para crearlos.

Elige dos nombres que te gusten, por ejemplo, Verónica y Paloma, y ponte a jugar con ellos. ¿Cómo? Intercambiando las sílabas. De estos dos nombres pueden surgir combinaciones como Veroma, Veroloma, Veropa, Palonica, Palove, Palver, ¡y muchísimos más!

JUEGA CON UN NOMBRE EXISTENTE

De una forma similar al consejo anterior, puedes jugar con las sílabas, o incluso con la sonoridad de un nombre ya existente. Voy a poner el ejemplo con un nombre largo como Carolina, pero se puede hacer con nombres de cualquier longitud.

Desde Carolina podemos crear Calina, Linacaro, Licana, Anilorac —dándole la vuelta—. ¡Este consejo incluso lo puedes utilizar para divertirte un poco!

CREA NOMBRES DE PERSONAJES MEZCLANDO DOS PALABRAS REPRESENTATIVAS

De la misma forma que hemos hecho en los consejos anteriores con los nombres propios, también se pueden crear nombres de personajes jugando con dos palabras que los representan.

Imagina que tres de las características principales de tu personaje son la fortaleza, la pasión y la terquedad. Algunos de los nombres inventados pueden ser: Forpater, Paterfor, Terforpa, Forsidad, Paqueza, o Tertaón. Hay muchísimo más que se pueden crear a partir de aquí, estos son los más fáciles que se me han ocurrido mientras escribía, ¡pero deja que tu inspiración fluya!

Pero no solamente puedes hacerlo con características. Pueden ser lugares que le traigan buenos recuerdos, colores favoritos, el nombre de sus gatas, ¡o lo que se te ocurra!

USA LOS ANAGRAMAS

Los anagramas son juegos súper interesantes —o bueno, por lo menos a mí me lo parecen—, y también muy útiles a la hora de la creación de nombres. Para el caso que nos ocupa además, para crear un nombre se pueden hacer anagramas a partir de un nombre existente o de cualquier otro nombre.

¿Y qué es un anagrama? En resumen consiste en ordenar las letras de una palabra de otra forma. Es decir, una palabra es un anagrama de otra si esta tiene las mismas letras pero en otro orden.

Así, por ejemplo, a partir del nombre común María podemos inventarnos Arima, Ramia o Amira, entre otros. Si eliges el nombre de otra cosa, digamos, planta, se pueden crear nombres de personajes como Tanpla, Naltap o Pantla. ¡Elige tu palabra favorita!

USO DE WEBS PARA CREAR NOMBRES

Si ninguno de los consejos anteriores te resulta útil y quieres tener más opciones, en Internet puedes encontrar algunas webs de creación de nombres, también llamados Generadores de Nombres. Algunos de los más populares son: name snack o generador de nombres. No me atrevo a recomendar ninguno porque nunca he usado esta opción, pero que sepas que ahí están y puedes encontrarlos con una sencilla búsqueda de Google —o tu buscador preferido—.   

BANCOS DE NOMBRES

Y en el caso de que lo que quieras es encontrar nombres nuevos, pero que ya existan y no conozcas, también hay varios bancos de nombres circulando por Internet. Igual que en el caso de los generadores, tampoco los he usado personalmente, pero de nuevo, una simple búsqueda en Internet te ayudará a encontrar los mejores bancos de nombres.

¿Y ESTOS SON TODAS LAS FORMAS DE CREAR NOMBRES DE PERSONAJES?

Pues aunque he hablado de bastantes consejos y tips para la creación de nombres, ¡por supuesto que no son los únicos! Existen infinidad de formas para hacerlo y que tienen en cuenta otros factores, ¡lo que cuenta es lo que tú quieras crear y que toda tu historia tenga coherencia!

Puedes acudir a libros ya escritos e inspirarte  —no copiar— en los nombres de sus personajes. También ver películas que sucedan en la misma época y lugar que tu historia, documentarte sobre los hechos y personas que vivían en la época de tu novela, o incluso preguntar a tu familia si tienen ideas, ¡te sorprenderá lo que puedes sacar de ahí!

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram

También te puede interesar: