TEJIENDO REDES DE COMUNICACIÓN FEMINISTA

Suicidio feminicida, otra cara más de la violencia machista

¡Comparte!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Desiré Huerga Ruiz

Desiré Huerga Ruiz

El suicidio feminicida es una cara más de la violencia contra las mujeres. Aproximadamente el 80% de las mujeres que viven violencia machista dentro de sus relaciones han pensado alguna vez en quitarse la vida. Y no es porque no quieran vivir, sino porque necesitan acabar con su sufrimiento.

Es importante tomar la violencia machista en cuenta a la hora de hablar del suicidio de las mujeres, ya que en estos casos los agresores quedan totalmente exonerados.

Para evitar esta impunidad, El Salvador es el primer país en tipificar el suicidio feminicida, en su Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres LEIV , vigente desde el 1 de enero de 2012.  Con esta ley y el artículo sobre el delito de suicidio feminicida, El Salvador ratifica el compromiso adquirido en la Convención de Belém do Pará — Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer — en 1995.

Es un hecho relevante porque El Salvador plantea el suicidio feminicida antes de que la Organización de los Estados Americanos y ONU Mujeres lo introdujeran en la Ley Modelo Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Muerte Violenta de Mujeres y Niñas (Femicidio/Feminicidio) en el año 2018.

Con todos estos datos sobre la mesa, vamos a profundizar un poco más en el suicidio feminicida en El Salvador y la situación de este delito en otros países.

EL SUICIDO FEMINICIDA EN EL SALVADOR

La LEIV en El Salvador tiene 61 artículos, es de carácter punitivo y tipifica 7 tipos de violencias, entre las que se encuentran el feminicidio — artículo 45 —, el feminicidio agravado — artículo 46 — y el suicidio feminicida — artículo 48 —.

Antes de que esta ley entrara en vigor, en El Salvador — así como en muchísimos países — se hablaba de crímenes pasionales, incluso de forma legal. Existía eso sí el delito uxoricidio — asesinato de una mujer a manos de su marido — pero este era tratado como un homicidio, sin aplicar ninguna perspectiva de género.

Entonces, ¿A partir de 2012 se empezó a castigar a los agresores por el delito de suicidio feminicida? No, y la primera vez fue con el agresor de  Irma Julia Gracia de Leonor, que se suicidó el 19 de diciembre de 2017.

Irma Julia Gracia de Leonor y el suicidio feminicida

La fiscal Ana Sagastume  — actual fiscal especial para casos de feminicidio en El Salvador  —  era la encargada de la investigación del suicidio de Julia Gracia.

Durante la investigación se pudo comprobar que Julia sufría de abusos psicológicos y sexuales por parte de su marido, Héctor Leonor García, con el que llevaba 19 años casada. Entre las pruebas incautadas se encontraron audios en los que el agresor le amenazaba con dispararle 50 balazos y que desapareciera de su vida. Además, se encontró un expediente de asistencia psicológica de 2016 solicitado por Julia por violencia machista.

Todos estos hechos sirvieron para que la fiscalía acusara a Héctor Leonor de suicidio feminicida.

¿CÓMO SE TIPIFICA EL SUICIDIO FEMINICIDA EN EL SALVADOR?

El artículo 48 de la LEIV es el que tipifica el suicidio feminicida, y dicta lo siguiente:

Artículo 48
Suicidio feminicida por inducción o ayuda

Quien indujere a una mujer al suicidio o le prestare ayuda para cometerlo, valiéndose de cualquiera de las siguientes circunstancias, será sancionado con prisión de cinco a siete años:
a) Que le preceda cualquiera de los tipos o modalidades de violencia contemplados en la presente ley o en cualquier otra ley.
b) Que el denunciado se haya aprovechado de cualquier situación de riesgo o condición física o psíquica en que se encontrare la víctima, por haberse ejercido contra ésta, cualquiera de los tipos o modalidades de violencia contemplados en la presente ó en cualquier otra ley.
c) Que el inductor se haya aprovechado de la superioridad generada por las relaciones preexistentes o existentes entre él y la víctima.

LA SITUACIÓN DEL SUICIDIO FEMINICIDA EN DIFERENTES PAÍSES

Cómo hemos comentado, El Salvador fue el primer país en tipificar el delito de suicidio feminicida, y según la ONU, probablemente el único hasta la fecha. Aun así, merece la pena mencionar los casos en algunos países.

Venezuela

Empezamos por el caso de Venezuela. A finales de 2014, el país estableció en el artículo 59 de su Ley orgánica sobre  el  derecho  de  las  mujeres  a  una  vida  libre  de  violencia, el delito de “Inducción o ayuda al suicidio”, que señala en la conducta típica, la inducción a una mujer a que se suicide, que debe acreditar que el autor “fue motivado por odio o desprecio a la condición de mujer”.

Este supuesto no contempla la violencia machista, sino que obliga a comprobar la misoginia del agresor.

Aunque en otro artículo de esa misma ley se señala la inducción o ayuda al suicidio como una forma de violencia en contra de las mujeres, que define así: “es la consecuencia extrema de la violencia psicológica, acoso, hostigamiento y amenaza que generan las condiciones para provocar la muerte de una mujer por motivaciones de género”, la cual vincula la violencia psicológica sufrida por la mujer con el suicidio.

Panamá

En el caso de Panamá, en la reforma de la ley en 2013 se incorporó un párrafo el cual se agrava la pena de prisión del delito de inducción o ayuda al suicidio cuando  se  induzca  a  una  mujer al  suicidio  mediante  maltrato.

México

En México, en febrero de 2020 se presentó una iniciativa para incorporar el suicidio feminicida al código penal, pero todavía no se ha concretado.

Pero es una buena noticia que el pasado octubre, el estado de Jalisco incorporó el suicidio feminicida al código penal estatal, que señala:

“Artículo 224 bis. Quien indujere u obligue a una mujer al suicidio o le prestare ayuda para cometerlo, será sancionada con la pena prevista en el primer párrafo del artículo anterior (‘de tres a 10 años de prisión’)”.
La sanción se incrementará cuando concurra con ciertas circunstancias:
“l. Que el suicidio fuera precedido por cualquier forma de violencia de género del actor contra la víctima;
ll. Que el agresor se haya aprovechado de la superioridad generada por las relaciones preexistentes o existentes entre él y la víctima”.
“Si el suicidio no se lleva a efecto, pero su intento produce lesiones, éstas serán consideradas como lesiones calificadas. Si la ayuda se prestare hasta el punto de ejecutar el responsable la muerte, la sanción será la que corresponda al delito de feminicidio, según las circunstancias y modos de ejecución”

CONCLUSIONES

Tipificar el suicidio feminicida es el primer paso político para visibilizar la situación por la que tantas mujeres pasan. La violencia machista tiene muchas caras, y esta es una de ellas. Pero no basta solo con tipificarlo, hay que aplicar la ley y que ningún agresor quede impune ante ningún delito.

FUENTES Y RECURSOS UTILIZADOS

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram

También te puede interesar: